mother-and-son-kneeling-and-praying-in-church

¿Por qué nos arrodillamos en la iglesia?

Las posturas del cuerpo varían en el cristianismo alrededor del mundo, pero todas nos ayudan a recordar que estamos reconociendo la presencia de Dios.
Translations

En la película Indiana Jones and the Last Crusade, de 1989, el personaje principal compite con los nazis para encontrar el Santo Grial. Al final de su búsqueda, debe pasar tres trampas explosivas de vida o muerte, la primera de las cuales se llama “Aliento de Dios”. Otros literalmente habían perdido la cabeza al no entender la clave “solo el hombre penitente pasará”. Indiana se da cuenta de que esto significa ser humilde y arrodillarse ante Dios. Al arrodillarse, pasa la prueba y mantiene su cabeza.

En el mundo real de la misa dominical, no estamos en peligro de decapitación. Al menos espero que no. Pero a menudo surge la pregunta: ¿Por qué nos arrodillamos durante la Misa, especialmente cuando diferentes parroquias se acercan a arrodillarse durante la liturgia de la Eucaristía de diferentes maneras? Entendemos que el arrodillarse es una señal de respeto y reverencia a lo divino, pero ¿siempre ha sido así?

La historia arroja algo de luz y plantea algunos problemas. Aunque hay referencias bíblicas de personas arrodilladas en la presencia de Dios, incluido Jesús en el Huerto de Getsemaní, los primeros cristianos probablemente solo se arrodillaban ocasionalmente para orar. En su mayoría eran judíos, y la forma judía general de reverencia a Dios a través de la oración era estar de pie con los brazos levantados y, a veces, inclinados. Arrodillarse estaba reservado para formas de súplica especiales, formas más intensas de súplica. Por lo tanto, durante los primeros siglos del cristianismo, arrodillarse habría sido parte del culto cristiano, pero no una postura dominante en comparación con estar de pie con los brazos en alto. (Esta postura de pie continúa entre nuestros parientes ortodoxos que rara vez se arrodillan durante la misa).

A lo largo de los siglos, esta práctica desarrolló nuevas formas. Como el judaísmo y el cristianismo se dividieron en dos religiones separadas y distintas, una práctica diferenciadora sería arrodillarse en comparación con estar de pie durante la oración comunitaria. Más tarde, cuando el cristianismo se convirtió en la religión dominante del Imperio Romano y después de los reinos europeos, adoptó las formas reales de mostrar reverencia, humildad y lealtad. Como señala el historiador Eusebio, arrodillarse era la postura corporal preferida del emperador Constantino cuando rezaba sus devociones. Esto habría dado un fuerte ejemplo a todos los demás cristianos del Imperio Romano. Siglos más tarde, un siervo mostraría lealtad a un rey o señor arrodillándose, y el desarrollo histórico y la inculturación habrían jugado un papel decisivo. Todos estos desarrollos se reflejan en la variedad de prácticas de arrodillarse en las parroquias estadounidenses de hoy durante la liturgia de la Eucaristía posterior al Concilio Vaticano II.

Las posturas del cuerpo varían en el cristianismo alrededor del mundo, pero todas están destinadas a recordarnos que estamos poniéndonos en la presencia de Dios a propósito. Como católicos, creemos que la presencia de Dios siempre está ya con nosotros. A través de la postura corporal y la disciplina mental, intencionalmente nos recordamos a nosotros mismos que estamos con Dios. En la oración y durante la Misa, las posturas corporales nos ayudan a pasar de nuestras rutinas diarias y nuestra conciencia de la vida a un enfoque más intencional sobre dónde y cómo Dios ya se está moviendo siempre en nuestras vidas. Mostramos reverencia y nos abrimos a Dios.

Advertisement

Este artículo también aparece en la edición de enero de 2022 de U.S. Catholic (Vol. 87, No. 1, página 49).

Imagen: Pexels/Cottonbro

Este artículo también está disponible en inglés.