rosary-beads-against-blue-wall

Para una vida de oración activa, intente memorizar oraciones

Saber las oraciones de memoria es garantia de que estén allí cuando más se necesita a Dios.
Translations

Apenas podía creerlo cuando me encontré recitando el Ave María cuando me llevaron rápidamente a la sala de operaciones para una cesárea de emergencia el pasado mes de enero. Si bien las emociones predominantes de los momentos finales previos al nacimiento de mi hija fueron el miedo (“¿Estará bien mi bebé?”) y la decepción (“Esto no va como esperaba”), también recuerdo la sorpresa de que esto, una oración particular, afloró a mi conciencia. Antes de la cirugía, habían pasado años desde que oré a Santa María. Si bien no me opongo a la devoción mariana, no es mi estilo espiritual personal rezar a santos o María. Sin embargo, en el momento de convertirme en madre, rezarle a María me pareció correcto y, aunque me sorprendió, me consoló.

Gracias a haberme memorizado el Ave María, rezarle a María fue algo natural en mi momento de necesidad, a pesar de mi distancia habitual hacía su devoción. Soy una de los millones de católicos para quienes la devoción mariana no es un aspecto ordinario de su vida espiritual y, sin embargo, podrían recitar un Ave María en un abrir y cerrar de ojos. Ya sea gracias a la escuela católica, la educación religiosa basada en el Catecismo de Baltimore o las oraciones familiares nocturnas, este elemento básico de la vida de oración católica está arraigado en nuestras mentes como el Juramento a la Bandera.

La práctica de aprender y recitar oraciones escritas por otros tiene una larga historia. Desde temprana edad, Jesús habría aprendido a rezar de memoria las oraciones recitadas en la sinagoga. Una de las oraciones fundamentales de nuestra fe, el Padre Nuestro, vino del mismo Jesús. San Pablo exaltó a los primeros cristianos para que se aferraran a las enseñanzas que se les transmitieron, que presumiblemente habrían incluido la oración que Jesús nos enseñó, y muchos de los padres de la iglesia atestiguaron el uso común de oraciones como la señal de la cruz y el Padre Nuestro. Alrededor del año 200 EC, Tertuliano escribió: “En todos nuestros viajes y movimientos, en todas nuestras entradas y salidas, en ponernos los zapatos, en el baño, en la mesa, en encender nuestras velas, en acostarnos, en sentarnos, sea cual sea el empleo que nos ocupe, nos marcamos la frente con la señal de la cruz,” ya principios del siglo V, los Santos Ambrosio, Agustín y Jerónimo habían escrito sobre el uso del Padre Nuestro en la Misa.

Hoy en día, la iglesia continúa transmitiendo estas oraciones básicas (y las que se desarrollaron más tarde, como el Ave María y el Acto de contrición), enseñando que la memorización de las oraciones es un apoyo esencial para una vida espiritual activa. Sin embargo, siguiendo tendencias más amplias en la educación estadounidense, la práctica de la memorización en la educación religiosa ha perdido el favor pedagógico.

En mi trabajo como directora de formación en la fe, enseño el programa de confirmación de mi parroquia y muchos de mis estudiantes admiten no conocer las oraciones básicas de nuestra tradición. Sin duda, aprendieron y conocieron las oraciones en un momento. La devota catequista de segundo grado de nuestra parroquia por más de una docena de años le ha dado  a cada uno de sus jóvenes alumnos una tarjeta de “Me sé mis oraciones,” y cuando reciben su Primera Comunión, todos han recitado con orgullo y recibido calcomanías para el Padre Nuestro, Gloria,  Ave María. Pero para muchos de nuestros estudiantes, su inscripción en nuestro programa de formación en la fe es su única conexión con la iglesia, y sin refuerzo en casa o sin ir a misa, las oraciones se deslizan en sus recuerdos como lo hizo la capital de Bangladesh de mi memoria  hace años.

Advertisement

De vez en cuando me he preguntado si debería capacitar a los catequistas para que pongan un mayor énfasis en la memorización de las oraciones durante sus clases semanales de formación en la fe, a fin de inculcar las palabras más profundamente en la mente de nuestros estudiantes. Al mismo tiempo, también me he preguntado si una parte de cada clase debería dedicarse a completar un proyecto de servicio, leer el evangelio del domingo o explorar diferentes tipos de oración. El hecho es que hay poco tiempo en un año de programa de educación religiosa (23 horas en el nuestro, para ser exactos; nuestro programa es bastante típico en el sentido de que se ejecuta desde finales de septiembre hasta principios de mayo y no se reúne durante las vacaciones o fines de semana de vacaciones escolares). Cualquier tiempo dedicado a un objetivo de aprendizaje digno es tiempo tomado de otro, y creo que aprender sobre las parábolas de Jesús, las obras de misericordia corporales y espirituales, la comunión de los santos y la enseñanza social católica es tan importante como memorizar las oraciones.

Además del hecho de que el tiempo en el aula es escaso mientras abunda el material de importancia, nunca he estado seguro de si promover la memorización de oraciones transmite el mensaje que quiero enviar. Si nuestras clases de los domingos por la mañana son el único lugar en el que muchos de nuestros estudiantes están expuestos a una conversación sobre la fe y Dios, debemos tener mucho cuidado con lo que les decimos sobre la fe y Dios. Al menos, quiero que nuestros hijos sepan que Dios los ama pase lo que pase, que son seres humanos valiosos pase lo que pase, y que su fe estará ahí para ellos pase lo que pase. No creo que memorizar oraciones contribuya a este conocimiento.

O más bien, no pensé que fuera así hasta que tuve mi crisis en la sala de Parto. En ese momento me di cuenta de que memorizar oraciones logra más de lo que tiendo a dar crédito. Tener el Ave María memorizado significaba que no tenía que pensar en cómo rezar o qué rezar; la oración vino a mi mente con tanta naturalidad como respirar.

En un momento sobreestimulador y aterrador, este fue un verdadero regalo. Mientras oraba las palabras memorizadas, palabras que, francamente hablando, no significan mucho para mí la mayor parte del tiempo, sentí que la paz, una experiencia del amor de Dios, me inundó. En otras palabras, tener una oración memorizada hizo que mi fe y mi Dios fueran accesibles para mí en un momento de necesidad.

Recientemente leí una historia sobre los métodos de entrenamiento de Anson Dorrance, el entrenador de fútbol femenino de la Universidad de Carolina del Norte y un hombre con uno de los récords de entrenamiento más exitosos en la historia del atletismo. Además de todas las estrategias esperadas, el acondicionamiento, el estiramiento, los ejercicios, Dorrance requiere que sus jugadores memoricen tres citas literarias diferentes cada año, cada cita elegida porque comunica uno de los valores centrales del equipo. Dorrance entiende que en los momentos de desafío en el campo, las mentes de sus jugadores van a ir a alguna parte, y está allanando el camino para que vayan a lugares positivos llenándolos de citas que comunican coraje, fuerza, posibilidad y determinación. Donde van las mentes de los jugadores, siguen sus acciones.

Advertisement

Lo que hemos memorizado forma una banda sonora para nuestras vidas; al igual que la música tiene el poder de influir en nuestro estado de ánimo y nuestra energía, también lo tiene esta banda sonora mental. No necesariamente podemos elegir cuándo suena la música o qué canción suena en un momento en particular, pero podemos controlar, al menos hasta cierto punto, lo que grabamos en la banda sonora en primer lugar.

For many of us, the contents of our soundtrack were determined by our parents, teachers, siblings, or television habits during our early years of life. Anytime my siblings and I fought throughout our childhood, my mom drove us crazy by singing the Prayer of St. Francis. Now, when I’m about to return a passive aggressive comment with a snippy one and am able to refrain because the words “make me a channel of your peace” run through my head, I’m grateful. On a less noble note, most trips to the library trigger the somewhat irritating “having fun isn’t hard when you’ve got a library card” chant from the PBS show Arthur.

Para muchos de nosotros, el contenido de nuestra banda sonora fue determinado por nuestros padres, maestros, hermanos o hábitos televisivos durante nuestros primeros años de vida. Cada vez que mis hermanos y yo peleábamos durante nuestra infancia, mi mamá nos volvía locos al cantar la Oración de San Francisco. Ahora, cuando estoy a punto de devolver un comentario pasivo agresivo con uno sarcástico y puedo abstenerme porque las palabras “hazme un instrumento de tu paz” corren por mi cabeza, estoy agradecida. En una nota menos noble, la mayoría de los viajes a la biblioteca desencadenan el algo irritante “divertirse no es difícil cuando tienes una credencial de la biblioteca” del programa de PBS, Arthur.

Ya sea que nuestras bandas sonoras estén llenas de los aforismos de nuestros padres, poemas que memorizamos en la clase de inglés de séptimo grado, jingles de comerciales de champú o falgunas palabras de la clase de latin, la buena noticia es que no están escritos en piedra. Se reescriben constantemente, y podemos controlar lo que sucede eligiendo intencionalmente memorizar poemas particulares, versículos de las Escrituras, pasajes de libros u oraciones; agregar una pista es tan simple como repetir las palabras que deseamos memorizar una y otra vez. La ventaja adicional de la práctica de la memorización es que se ha demostrado que recitar palabras repetidas ralentiza la respiración, lo que induce a la calma y mejora la concentración. Después de todo, la memoria es como un músculo; cuanto más lo usa, más lo fortalece.

No hay escasez de prácticas de oración dentro de la Iglesia Católica, y estoy agradecido de ser parte de una tradición que ofrece varios métodos de conexión con Dios. Reconociendo que nuestras preferencias y deseos son tan dados por Dios como nuestros talentos y habilidades, no creo que haya nada de malo en gravitar hacia ciertas prácticas. Al mismo tiempo, también estoy agradecida por las experiencias de vida que me empujan a permanecer abierta a nuevas formas de conocer a Dios y profundizar mi fe. Mi experiencia durante el nacimiento de mi hija fue una de esas experiencias, ya que me llevó a sentir el toque calmante de María y me ayudó a ver el valor de la memorización.

Memorizar oraciones es como poner dinero en una cuenta de ahorros para la jubilación: es fácil olvidar que la cuenta existe porque es inaccesible en el futuro previsible, pero luego está ahí para usted en el momento que más la necesite. Ahora veo que vale la pena dedicar un tiempo a invertir en esta cuenta y ayudar a otros a hacerlo también.


Este artículo también aparece en la edición de junio de 2019 de U.S. Catholic (Vol. 84, No. 6, páginas 23-25).

Imagen: iStock

Advertisement

Este artículo también está disponible en inglés.

About the author

Teresa Coda

Teresa Coda works in parish faith formation. She lives in Pennsylvania with her husband and two young daughters.

Add comment