ivan-diaz-427783-unsplash

¿Es el Día de los Muertos lo mismo que el Día de los Fieles Difuntos?

Translations

Durante tres días al año, mexicanos y mexicoamericanos se reúnen en el Día de los Muertos. En cementerios y hogares la gente se encuentra para recordar a sus seres queridos fallecidos. El último de esos días, el 2 de noviembre, cae en la tradicional Conmemoración del Día de los  Fieles Difuntos. ¿Son las dos celebraciones iguales?

Ambas celebraciones recuerdan a los muertos. Sin embargo, sus formas de recordar van en direcciones algo diferentes. El Día de los Fieles Difuntos recuerda y reza por “todos los fieles difuntos”; El Día de los Muertos da la bienvenida al regreso de los difuntos para una visita familiar anual. El Día de los Fieles Difuntos y el Día de los Muertos también provienen de lugares diferentes. Este último tiene sus raíces en la civilización prehispánica de México y sus creencias y prácticas relacionadas con la muerte, mientras que el primero tiene una herencia firmemente europea.

El Día de los Difuntos tiene una larga historia. Ya en el siglo IX era costumbre que los monasterios apartaran un día para rezar por sus muertos, y un abad, del monasterio benedictino de Cluny, fue el primero en establecer el 2 de noviembre como el día de conmemoración de los difuntos. En 1915 con la matanza de la Primera Guerra Mundial en mente, el Papa Benedicto XV extendió el Día de los Fieles Difuntos a toda la Iglesia Católica. En el Día de los Fieles Difuntos, las personas de fe recuerdan a los creyentes que los precedieron y piden a Dios que les dé la bienvenida al entrar en su viaje final para estar con Dios para siempre.

Si bien el Día de los Muertos también recuerda a los muertos, también celebra su memoria viva. Las reuniones junto a las tumbas se convierten en picnics de reunión familiar, con los muertos como invitados. Comida, bebida, música, flores y fuegos artificiales son parte de la celebración. Es una especie de fiesta en la que se recuerda y se regocija a los muertos. En el hogar, altares decorados con flores, fotos de los difuntos y una variedad de ofrendas de alimentos para los difuntos extienden la hospitalidad al difunto y recuerdan su presencia.

Advertisement

Muchos de estos alimentos que se ofrecen son dulces, como las calaveras de caramelo, los ataúdes y los panecillos de azúcar llamados pan de muerto. La celebración también es un momento para esqueletos de juguete, papel picado (recortes de papel de seda de calaveras y huesos) y otros adornos. En los dulces y juguetes, los participantes encuentran dulzura y juegan con la amargura y la tristeza de la muerte.

El catolicismo abarca todas estas dimensiones de recordar a los muertos. Ya sea en la oración por todos los fieles que partieron en El Día de los Fieles Difuntos o en las costumbres del Día de los Muertos, el pasado entra en el presente. Las familias y la gran familia de la fe se reúnen alrededor de altares y lugares donde los difuntos descansan para afirmar la vida en medio de la muerte y el gozo en el dolor. Un recuerdo celebrado se convierte en una esperanza viva de la vida eterna.


Este artículo también está disponible en  inglés.

Este artículo apareció en la edición de noviembre de 2010 de la revista U.S. Catholic (Vol. 75, No. 11, página 46).

Advertisement