person-sleeping-bag-church-steps-red-door

¿Qué es la teología de la liberación?

Los pobres no solo deben ser cuidados, sino también llevados a la plenitud del florecimiento humano.
Translations

Poco más de un año después de su papado, el Papa Francisco parece estar hablando más fuerte sobre la injusticia económica, denunciando alternativamente la economía de “goteo” y llamando una y otra vez por una “iglesia pobre para los pobres.” Tanto los partidarios como los opositores de Francisco a menudo culpan de esta actitud particular a una fuente: la teología de la liberación.

En términos generales, la teología de la liberación es un movimiento social y político dentro de la iglesia que intenta interpretar el evangelio de Jesucristo a través de las experiencias vividas por las personas oprimidas. Si bien eso no parece necesariamente que deba ser motivo de controversia en la iglesia, lo ha sido en los 60 años o más que se ha practicado y pensado.

La teología de la liberación tiene sus orígenes en América Latina a mediados de la década de 1950 cuando el desarrollo socioeconómico empujó a los trabajadores campesinos y las poblaciones agrícolas a una pobreza desesperada. Con el malestar económico vino el descontento político y los dictadores militares se apoderaron de muchos gobiernos en nombre de la seguridad nacional.

Mientras se llevaban a cabo estas transformaciones sociales y políticas, la iglesia en su totalidad también avanzaba hacia una misión de orientación más social. Laicos, religiosos y miembros carismáticos de la jerarquía se comprometieron a trabajar con los pobres.

La última pieza del rompecabezas, y la que causó la mayor parte de la controversia, fue que algunas corrientes de la teología de la liberación utilizaron la teoría económica marxista, aplicándola al evangelio. En esta interpretación, Jesús se convierte en el “liberador” y siempre está firmemente del lado de los más pobres entre los pobres. Debido a esta preferencia por los pobres, la teología de la liberación a menudo exige la reorganización de las estructuras sociales, gubernamentales y económicas para que los pobres no solo sean cuidados, sino llevados a la plenitud del florecimiento humano. La obra fundamental sobre la teología de la liberación fue escrita por el padre dominicano Gustavo Gutiérrez en 1971. Una Teología de la Liberación dio al movimiento su nombre y enfatizó la misión de la iglesia para aquellos en la periferia de la sociedad.

Advertisement

A medida que la teología de la liberación cobraba impulso y apoyo, su relación con el Vaticano y la jerarquía de la iglesia se volvió fría y, a veces, hostil. En 1984, la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida en ese momento por el cardenal Joseph Ratzinger, condenó la teología de la liberación por su uso de principios marxistas y su asociación con movimientos políticos. El propio Papa Francisco tuvo una relación difícil con el movimiento cuando estuvo en Argentina, chocando con algunos de sus compañeros jesuitas que querían enfrentar la violenta dictadura militar argentina.

Sin embargo,  hoy en día, el Vaticano parece estar entusiasmado con la teología de la liberación. En febrero de este año, Gutiérrez fue invitado al Vaticano y, según los informes, recibió una bienvenida de héroe. El periódico vaticano L’Osservatore Romano declaró tras la elección de Francisco que la teología de la liberación ya no puede “permanecer en las sombras a las que ha estado relegada durante algunos años, al menos en Europa.”

Este artículo apareció en la edición de octubre de 2014 de la revista U.S. Catholic (Vol. 79, No. 10, página 46).

¿Tiene alguna pregunta que le gustaría que le respondieran? ¡Pregúntenos en editors@uscatholic.org!

Imagen: Flickr foto cc por waferboard

Advertisement

About the author

Kira Dault

Kira Dault is a former associate editor at U.S. Catholic.

Add comment