Cómo la Madre Cabrini ayudó a guiar a un inmigrante a su vocación.

Incluso en lo completamente desconocido, Dios está guiando nuestros pasos.

Santa Francisca Xavier Cabrini, la primera santa estadounidense y patrona de los inmigrantes, trabajó durante 28 años en  Estados Unidos y América del Sur, estableciendo unas 67 instituciones, incluidas escuelas, hospitales y orfanatos. Murió en Chicago el 22 de diciembre de 1917 y fue canonizada en 1946.

A lo largo de mi vida, St. Cabrini ha sido un recordatorio de la presencia de Dios y de cómo Dios nos guía gentilmente hacia un propósito superior. Se sorprendería de los sucesos ordinarios y cotidianos en los que se puede descubrir la mano de Dios.

St. Cabrini me recordó por primera vez el plan de Dios el 13 de enero de 1953, un día que cambió mi vida. Ese fue el día que volé de Ciudad de México a Chicago (con escala en San Antonio). Llegué a la ciudad que St. Cabrini consideraba su hogar. Lo último que vi en la Ciudad de México fue la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. He aquí, la primera bienvenida a Chicago que recibió mi familia fue la misma imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en la Iglesia de San Francisco de Asís en Chicago.

Mi familia incluía a seis niños de entre 3 y 16 años. Junto con mis padres, Eutimio y Concepciόn, tuvimos que crecer en otra cultura, aprender otro idioma y forjar un nuevo futuro. No había vuelta atrás. Necesitábamos mirar hacia adelante en nuestro nuevo entorno, por desconocidos que fueran. No hubo educación o concientización bilingüe, ni tiendas de comida hispana, ni muchos lugares para alquilar, excepto en tres áreas restringidas de la metrópoli. Con una fe ciega y confiada, avanzamos.

Advertisement

Nuestra migración cambió nuestras vidas y nos recordó la amorosa providencia de Dios. Dejamos México, donde los católicos estaban siendo perseguidos, y llegamos a Chicago, donde sentimos que Dios cuidaba personalmente a cada miembro de nuestra familia.

Cuando me gradué de la escuela primaria en St. Francis of Assisi el 5 de junio de 1955, necesitaba decidir mi futuro antes de dar el siguiente paso hacia la escuela secundaria. Quería convertirme en profesional: ingeniero, abogado, médico. Pero una chispa me desafió a ser algo a lo que hay que llamar a la gente: un sacerdote. Un sacerdote es un profesional, pero no todo el mundo está llamado a ser sacerdote. Los claretianos me abrieron la puerta. Creo que esta es la providencia en acción de una manera suave y eficaz.

Cuando la Arquidiócesis de Chicago inició el programa de diaconado permanente, mi hermano Simon Rodríguez tomó el entrenamiento y fue ordenado diácono permanente. También experimentó la mano providencial de Dios en su vida.

A lo largo de mi vida y la vida de los miembros de mi familia, St. Cabrini continúa recordándome cómo Dios nos guía para encontrar nuestras vocaciones.

Advertisement

Madre Cabrini, patrona de los inmigrantes, ruega por nosotros.

Este artículo también está disponible en inglés.

Este artículo también aparece en la edición de octubre de U.S. Catholic (Vol.85, No. 10, página 7). Haga clic aquí para suscribirse a la revista.

Imagen: Wikimedia Commons